Niñez: “la corresponsabilidad es fundamental”
19 octubre, 2019
Se multiplica el interés por el acogimiento familiar
4 noviembre, 2019

“Con todos los niños del mundo una tiene amor de mamá”

Gabriela Chera cuenta la experiencia de integrar Familias para Familias, el programa de SeNAF que busca proporcionar a niños en riesgo un ambiente de contención hasta que la Justicia decida sus destinos. Los Orlietti son una de las 160 familias de acogimiento activas en Córdoba.

En su casa de barrio Jardín Hipódromo, los Orlietti ya tienen todo listo: hay ropita de bebé, mamadera, un neceser, una cuna y algunos juguetes. Durante este fin de semana del Día de la Madre, a esa casa va a llegar una beba -la quinta desde que se inscribieron en el programa Familias para Familias-, la niña va a pasar con ellos un tiempo, recibirá amor y luego se irá, quizás en adopción, o quizás vuelva con su familia biológica.

Gabriela cuenta que “ser familia de acogimiento es un ejercicio de amor y libertad, porque es temporal. Pasan un tiempo y después hacen su camino, yo tengo en claro que no soy su madre, pero siento que con todos los niños del mundo una tiene amor de mamá”. 

Gabriela y Luis Orlietti tienen cuatro hijos de entre 22 y 29 años. Ahora, sólo una vive en la casa con ellos. Pero su vocación familiar es tal, que en 2009 decidieron acercarse a la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, para inscribirse en Familias para Familias, el programa creado en 2008 para integrar (de manera temporal) niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales en grupos familiares.

En la actualidad hay 160 familias activas en toda la provincia, que alojan a 170 niños y niñas. En 11 años, fueron contenidos por el programa más de dos mil niños. 

El programa busca proporcionar a niños en riesgo un ambiente de contención hasta que la Justicia decida sus destinos: revincularlos con sus familias biológicas o darlos en adopción. Las familias de acogimiento no reciben dinero a cambio, tampoco tienen permitido adoptar a los niños que cobijan. Según las estadísticas de SeNAF, más del 40 por ciento de los casos regresan con su grupo familiar extendido.

La primera vez

Un día de noviembre de 2014, Gabriela y Luis conocieron una residencia y pensaron en invitar a un niño a pasar con ellos un fin de semana, quizás Navidad o Año Nuevo. Pero no se atrevieron, se fueron. Después de esa experiencia que los marcó a fuego, decidieron anotarse en el programa.

“Ser familia de acogimiento fue una decisión familiar, meditada y hablada con nuestros hijos”, dice Gabriela. 

Los Orlietti reciben bebés. Gabriela recuerda la primera vez como “un trabajo de parto”“Nos avisaron un viernes que llegaba el lunes y no teníamos nada, ni ropa ni un cuarto preparado”, dice. De inmediato, como siempre sucede, se activaron las redes solidarias. Vecinos, familiares y hasta desconocidos, le donaron ropa y todo lo necesario. Después de esa experiencia, le siguieron otras.

“Hacen falta muchas familias de acogimiento, los niños y las niñas lo necesitan. Mi consejo es que lo intenten, solo hace falta voluntad, después la gente te ayuda”, explica y agrega: “Cuando se van de la casa una queda rota, muy rota, duele un poco. Pero se alivia con una segunda vez, y una tercera”. 

Cuando Gabriela tiene que explicar cómo es ese ejercicio de amor y libertad, dice: “Siempre trato de no sentirme su mamá. Los amo como si fueran mis hijos, pero no lo son, aunque les doy el mismo cariño. Después va a seguir su vida, y a donde sea que vaya, se va a llevar el tiempo que estuvo con nosotros, como una huella en su alma”. 

Cómo inscribirse 

Las familias interesadas pueden presentarse en el excomplejo Pablo Pizzurno, Av. Maestro López 113, Pabellón Eva Perón. También comunicarse al (0351) 434-3332, o vía mail a familiadeacogimiento@gmail.com.

El programa apela a una pedagogía vinculada al amor y no se trata de una decisión de la Justicia, sino de una medida administrativa mientras la Justicia resuelve la situación del niño, en este caso, abandonado.

El tiempo que el niño permanece con la familia acogedora varía de acuerdo al caso, pero suele ser de 90 días los que se pueden prorrogar.

 

 

//]]>