Crearán nuevo consejo local de niñez y adolescencia
16 julio, 2020
El Consejo Provincial de Adolescentes conformó sus primeros grupos de trabajo
16 julio, 2020

Chicas del Cesam desafían la pandemia con su taller de costura

  • El Covid-19 fue el disparador para que residentes del Centro Socioeducativo de Adolescentes Mujeres pusieran en marcha un proyecto textil.
  • Poco a poco reimpulsaron el taller de costura y comenzaron a realizar tapabocas.
  • La iniciativa busca crecer y expandirse, para confeccionar cofias, delantales e incluso pensar en otros productos para el futuro.

Suelen decir que toda crisis encierra siempre una oportunidad. Y si bien ya ingresamos a una etapa de distanciamiento, los más de 100 días de aislamiento social, preventivo y obligatorio han sido un desafío y sobre todo un terreno fértil para aprender e iniciar algunos proyectos. Ese fue el caso de las chicas que se encuentran actualmente en el Centro Socioeducativo de Adolescentes Mujeres (Cesam), dependiente de la Senaf.

Cuando se decretó la pandemia, la profesora que llevaba adelante el taller de costura que funciona en dicho Centro se acogió a la licencia especial por ser población de riesgo. Sin embargo, las máquinas de coser estaban allí como así también las ganas de hacer algo en un contexto de encierro e incertidumbre. Frente a eso, las únicas dos jóvenes que actualmente están alojadas en el Cesamjunto a una de las educadoras decidieron indagar en tutoriales para comenzar con el armado de barbijos y/o tapabocas.

Empezaron por algo simple: tapabocas para enviar a sus familias. Hoy es un proyecto activo que además tiene un perfil social. “Las chicas están trabajando en la confección de tapabocas para niñas y niños de nuestras residencias. Los quieren donar para que cuando vuelvan a clases tengan todos sus tapabocas para cuidarse y protegerse”, cuenta Antonio Franco subsecretario de Niños, Niñas y Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal, área dependiente de Senaf.

El entusiasmo por el proyecto es tal, que quieren ampliar los recursos y maquinarias a los fines de extender la producción a cofias y delantales para los médicos. “También estamos pensando que cuando pase lo de la pandemia podemos hacer guardapolvos para los niños y niñas de nuestras residencias”, agrega Antonio Franco.

Creatividad, trabajo, aprendizaje y solidaridad se unen en esta iniciativa que nació en un contexto de pandemia pero que se proyecta hacia el futuro, cuando todo vuelva a la “nueva normalidad”.